MONTERREY: ARZOBISPADO DE PUERTAS ABIERTAS

Actualizado: ago 26

"A nadie se le echa de casa y mucho menos por ser homosexual"

Carlos Navarro Fernández

Agosto 21, 2020

Cuando iniciamos nuestra reunión virtual con Monseñor Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey, Nuevo León, nuestra expectativa era vernos obligados a "ilustrarlo", a mostrarle lo poco que sabía sobre la comunidad católica LGBTIQ+. Nuestra responsabilidad mayor, pensamos, sería ¡quitarle la venda de los ojos, hacerle ver!


No hizo falta llevar a cabo semejante esfuerzo ni cumplir con tan alto cometido. El pasado 12 de agosto de 2020, Don Rogelio nos dio una bienvenida fraterna y también nos hizo ver que no sólo conoce a nuestra comunidad, sino que le tiene un alto aprecio. Dejó claro que está dispuesto a entablar comunicación con nosotros.


De arriba a la izquierda, en el sentido de las manecillas del reloj: Carlos Navarro, co-coordinador de la REDCAM; Antonio Ortiz, co-coordinar de la REDCAM; Monseñor Cabrera, arzobispo de Monterrey; P. Hernán Quintero, asesor de la Comunidad Betania, de Villahermosa, Tabasco; P. Edgar Alvarado, de la Arquidiócesis de Monterrey.


Y es que nos habló de estar consciente de que "esta realidad es un reto". ¡Que si lo sabremos nosotros! Es por eso, nos explicó, que "siempre ha querido que los sacerdotes atiendan con caridad y respeto a la comunidad LGBTIQ+", justo como lo pide el Catecismo de la Iglesia Católica. En términos más amplios, expresó lo difícil que es para muchos asimilar este cambio cultural y esta apertura. "No es fácil ni para las instituciones civiles ni para la institución eclesiástica", nos dijo.

"Yo entiendo que después de un rechazo, después de una injuria, muchos decidan hacer su camino aparte," nos dijo Don Rogelio refiriéndose a la comunidad LGBTIQ+. Con su actitud y sus palabras percibimos una empatía muy raramente mostrada por la jerarquía de la Iglesia Católica en México. Ya casi estábamos listos para otorgarle membresía "honoris causa" a nuestra querida Red Católica Arcoíris México (REDCAM). Agregó: "Muchos viven su fe católica en silencio, pocos abiertamente. Estamos de su lado y no entramos en el pleito de la conversión de las personas". Qué reconfortante oírlo hablar así: "Buscamos que haya con quien platicar en el respeto que cada uno merece. Encontrar la manera de decir todo lo que pasa en la vida". Justo lo que como REDCAM queremos ofrecer no sólo al Arzobispado de Monterrey sino a la Iglesia en todo México. Creemos que debe haber opciones positivas, respetuosas, y verdaderamente espirituales para sustituir las dañinas "terapias de conversión" de las que tanto hemos escuchado recientemente.

Para que no todo quedara en conceptos teóricos y filosóficos, nos compartió que ha designado a tres sacerdotes de la Arquidiócesis de Monterrey para "que atiendan a los diversos grupos". Lo que nosotros llamamos un trabajo de Pastoral para la Diversidad. El P. Edgar Alvarado confirmó que esa sería ahora una de sus responsabilidades. Edgar se mostró muy contento de saber que contará con "socios experimentados" que le ayudarán a entender – y atender – a los católico LGBTIQ+ en su arquidiócesis ahora sí que "como Dios manda". Ese fue un momento muy especial, harto significativo para nosotros que llevamos años buscando con ahínco que este tipo de esfuerzos se inicien, se expandan y se fortalezcan.

"A nadie se le echa de casa y mucho menos por ser homosexual". Con estas palabras contundentes Monseñor Cabrera nos explicó, por ejemplo, la decisión que tomó hace seis años, de designar una capilla en específico en la cual extender el bautizo a los hijos de parejas homosexuales. Es nuestra opinión que es una decisión apropiada para los tiempos, aunque definitivamente aún no la ideal. Pareciera constituir una buena opción a la que la institución puede recurrir para acoger a las personas LGBTIQ+ como verdaderos fieles católicos, incluyendo particularmente a sus hijos, que también deben poder ser católicos.

Llegó nuestro momento de hablar. El arzobispo atendió con cuidado nuestra exposición y expresó su agradecimiento y su felicitación por lo que la REDCAM hace en todo México. Son logros de todos nuestros grupos constitutivos, de su creatividad, su valentía y sus muchos frutos espirituales. Al hablarle de ellos, percibimos la alegría de Don Rogelio por conocer que ya hay laicos comprometidos con esa misión y – ¡muy importante! – una organización, una estructura, un método para implementar estas nuevas pastorales. Como respuesta a nuestra exposición, afirmó: "Tenemos que ir institucionalmente cambiando. Esa es la tarea que tienen, sobre todo, los sacerdotes: ayudar a que se logre el objetivo. Que no haya márgenes olvidados en la Iglesia y en la sociedad".

El P. Hernán Quintero habló del trabajo que lleva a cabo en Villahermosa y de su deseo de ofrecer una verdadera pastoral a los católicos LGBTIQ+ de aquellas tierras. Describió a jóvenes que no quieren dejar su evangelización católica pero que con frecuencia no encuentran los canales "oficiales" para conducirla, para contribuir y para crecer siendo ell@s mismos. Don Rogelio nos habló de su tiempo en la diócesis de Tapachula y de las diversas formas culturales del sureste mexicano. Estuvo de acuerdo en que también ahí hace falta no perder para la Iglesia a esos muchos jóvenes católicos LGBTIQ+.

Claro que no dejamos de coincidir con Don Rogelio que hay mucho trabajo por hacer y que la Iglesia institucional cambia lentamente. Comparó el trabajo conjunto que tenemos pendiente a la edificación de una gran construcción: "Es un terreno difícil, pero hay que seguir adelante. Como aquellos que iniciaron las catedrales góticas; nunca cruzarse de brazos, nunca decir no es posible".

Son puntos con los que la REDCAM coincide. Lo hemos vivido en carne propia y – como individuos y como grupos – sabemos muy bien de lo que hablamos. Al contarle sobre nuestra preferencia por San Francisco o Santa Teresa – que lucharon por cambiar a la Iglesia antes que abandonarla – Monseñor Cabrera fue muy empático con nuestro razonamiento: "A ustedes les toca picar piedra en este momento. Sepan tener paciencia. La paciencia de los mártires y de los santos. No hay que renegar sino seguir adelante. El paciente no se cruza de brazos, no deja de caminar".

Sin embargo, como buen pastor, no dejó de alentar nuestra esperanza acerca del mundo actual, tan ágil y tan comunicado, en donde ciertos cambios se perfilan ya con mayor rapidez: "Hay aceleradores de los que debemos tomarnos: el Papa Francisco nos ha puesto en otra velocidad". Habremos de aprender a aprovechar esas favorables circunstancias actuales para lograr beneficios concretos y actuantes para las y los católicos LGBTIQ+. Nos toca cambiar el mundo y aunque sea por medio de pequeños pasos, seremos persistente y mantendremos al Espíritu Santo de nuestro lado.

Don Rogelio agradeció la iniciativa de la REDCAM de ponerse en contacto con él para iniciar el diálogo; tardó apenas unas horas en aceptar nuestra invitación y abrir las puertas de su arquidiócesis. Se comprometió a vernos periódicamente y, eventualmente, a pensar en instrumentos que puedan ser adoptados por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), que ahora está presidiendo, para acercar a la Iglesia institucional a los católicos LGBTIQ+. Con ánimo de continuar la comunicación, la cooperación y los cambios, nos despedimos seguros todos de que llegarán señales muy positivas en el futuro próximo.

Al terminar la reunión, Hernán pidió a Don Rogelio su bendición, que nos impartió con gusto. Quedamos llenos de esperanza y agradecidos con Dios por haber permitido este encuentro en el que se mostró mucha generosidad – y mucha apertura – por parte de todos los participantes. Se cruzó, en ambos sentidos, un robusto puente de diálogo, entendimiento y caridad cristiana. ¡Que se repita!


PD: Mi agradecimiento a Antonio Ortiz por sus copiosas y detalladas notas, que fueron de mucha ayuda para escribir esta crónica.


653 vistas2 comentarios
NOSOTROS

La Red Católica Arcoíris México (REDCAM) es una organización diseñada para convocar a individuos, grupos y comunidades católicas LGBTIQ+ (lesbiana, gay, bisexual, transexual, intersexual, queer u otras denominaciones) de México que trabajen por la inclusión religiosa y social en una Iglesia Católica renovada.

ESCRÍBENOS:
  • Facebook
  • Instagram

© Derechos Reservados 2018-2020 - REDCAM-MEX