FE Y ESPERANZA ANTE LA ADVERSIDAD

Charlie Rodríguez, gay y católico, nos mostró formas valientes y novedosas de seguir a Jesús


Valentín Conejo Mayorga

Noviembre 18, 2020



Vocación Negada


En estos días de confinamiento sin duda hemos experimentado muchas y diversas emociones. En lo personal, el acontecimiento que me ha marcado es la partida física de Charlie, Carlos A. Rodríguez Hernández, con quién tuve una amistad – más bien una hermandad, que duró más de 15 años – dentro y fuera de la Comunidad Católica Vino Nuevo. Hoy quiero compartir un poco acerca de él.


Nacido en un 27 de mayo, Charlie era originario de Teziutlán, Puebla. Nos contaba que fue educado por su abuela y que era un niño travieso y respondón, sobre todo cuando no le gustaba la comida. Le decían que se la comiera "porque había niños en África que no tenían qué comer", pero él respondía: "Pues mándensela a ellos." Y como respuesta le daban su "tragamaíz", o sea, una cachetada.


Así fue creciendo y en la juventud sintió el llamado para ingresar al seminario de la Diócesis de Papantla, que de hecho está en Teziutlán. No cabe duda que él siempre sintió el impulso a servir. Por años llevó a cabo su formación, pero ya muy cerca de su ordenación sacerdotal fue despedido del seminario, todo con una simple explicación de que "se veía que no tenía vocación". Esto le causó mucho dolor emocional por lo que tuvo que asistir a una terapia.


Nuevos Caminos


Como sucede con frecuencia en casos similares, Charlie se encontró con el reto de cómo darle continuidad a su vida pues los estudios que había hecho en el seminario no eran válidos para otras profesiones. Decidió entonces estudiar una ingeniería y siempre buscó realizar otros estudios, incluidos los de locutor.


Charlie sabía de su orientación sexual. A él le atraían los hombres; los "chacalones", diría. Siempre estuvo presente, desde un principio, en las marchas del orgullo realizadas en la Ciudad de México que buscan promover los derechos del colectivo LGBTIQ+. Le tocó vivir el periodo de la represión policiaca de ese tiempo, en donde era intimidado y amenazado:


- "Ya sabemos dónde vives putito, tú y tu familia. Así que no andes de provocador".



Vino Nuevo: Vida y Retos de Comunidad


Aún a pesar de todo esto, él seguía en la lucha. Aunque tuvo un largo resentimiento en contra de la Iglesia Católica como institución, se mantenía en contacto con sus compañeros del seminario y los apoyaba. Por ahí del año 2004 fue que llegó a la Comunidad Vino Nuevo, en donde fue bienvenido. En su segundo año en Vino Nuevo, vivió la experiencia del Retiro de Reconciliación entre la Sexualidad y la Fe. Como consecuencia de su experiencia durante ese retiro, Charlie decidió incorporarse al equipo de trabajo. Le entusiasmaba mucho el proyecto de la comunidad, que era el proyecto de Fray Jerry Cleator, OP. Ya en otro momento hablaré aquí mismo de la vida y experiencia extraordinaria del P. Jerry.


Para el siguiente retiro Charlie ya participó para compartir su experiencia del Dios de Jesús. Le costó trabajo llevar a cabo esta nueva revisión de su experiencia. De nuevo se encontró confrontado consigo mismo y otra vez necesitó asistir a terapia. No obstante, dio un gran testimonio. Como ocurre en todo grupo humano, hubo ciertos roces dentro de Vino Nuevo. Una persona argumentaba que Charlie no era una buena influencia para la comunidad, que la afectaba de manera negativa. Cuando el P. Jerry me compartió esta situación, yo le recordé que el objetivo de la comunidad era la inclusión y no la exclusión. Le pedí que revisara la situación y escuchara las dos versiones de la historia. Al cabo de un año, el P. Jerry le pidió disculpas a Charlie por dejarse llevar por chismes. Jerry Cleator veía en él un gran ejemplo de compromiso con la comunidad; pero, sobre todo, veía una muestra clara del seguimiento de Jesús.


Así es que con mucho entusiasmo Charlie continuó en nuestra Comunidad Vino Nuevo. Puesto que ya contaba con formación teológica, continuaba no sólo actualizándose en ese aspecto sino compartiendo con los demás, sobre todo en el tema que tocaba al colectivo LGBTIQ+. En este sentido, apoyaba en la relectura de los de los pasajes bíblicos – eso que el P. James Alison llama "los textos paliza" – y ayudando a crear esquemas para celebraciones en las que toda la comunidad participara.


Nuestra comunidad ha tenido altibajos, como ocurre con los grupos con cierta frecuencia. Había ocasiones en las que él o yo nos desesperábamos, pero entre los dos nos dábamos ánimo. Era el resultado de la actitud de algunos miembros quienes en ocasiones se volvían apáticos debido al rechazo constante por parte de la Iglesia Católica puesto que ya que no se encontraba espacios. Incluso, en varias ocasiones se pensó en cambiar de nombre de la comunidad de "católica" a "ecuménica" porque con frecuencia asistían a nuestras actividades personas de iglesias protestantes o evangélicas que tenían una buena experiencia del Dios de Jesús. Estas otras congregaciones nos han invitado a compartir nuestra experiencia – puesto que muchas de ellas apenas comenzaban a trabajar los temas LGBTIQ+ – y a participar en otros ambientes. Ejemplos de éstos son las Iglesias por la Paz, los grupos de la Comunidad Teológica de México, activistas de luchas sociales – como el acompañamiento a padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, a familiares de los mineros de Pasta de Conchos, o solidaridad con personas afectadas y que fueron violentadas en San Mateo Atenco debido a la represión. Don Raúl Vera, el obispo de Saltillo, Coahuila, asistía a algunos de estos eventos y eso nos alentaba. Sabíamos de su solidaridad constante con las comunidades de inclusión. Siempre nos llenaba de esperanza.


Teología Crítica y la REDCAM


Algo que a Charlie le causó mucha alegría fue un acontecimiento de hace dos años, al participar en el Primer Encuentro de Líderes Católicos Arcoíris, en la Ciudad de México, en el cual se fundó la Red Católica Arcoíris México (REDCAM). Ahí se vivió el reencuentro con hermanos jesuitas que pasaron por nuestra comunidad y coincidimos con hermanas y hermanos de otros grupos católicos LGBTIQ+. Charlie se sintió muy entusiasmado por participar en la REDCAM y le alegraban las reuniones periódicas de las diversas comunidades que la constituyen.


Charlie, izquierda, y Valentín en el Primer Encuentro Nacional de Líderes Católicos Arcoíris México. Octubre de 2018. "Dolió mucho la partida física de mi gran hermano".


Charlie no quería hacer esto solo. Con frecuencia nos íbamos a tomar un café para compartir lo vivido en nuestras dos comunidades – Vino Nuevo y Magdala – grupos que a lo largo de 18 años han coincidido en el caminar LGBTIQ+ católico. Charlie disfrutaba al participar en Magdala, en donde se comparte la homilía con todos los presentes. Él siempre, al final, le daba otro giro al mensaje, nos confrontaba. Yo bromeaba con él y le decía que era "el abogado del diablo". Pero no cabe duda de que nos hacía reflexionar. Era muy crítico, pero sustentaba ese criticismo con buenos argumentos teológicos ya que se actualizaba constantemente.


Él aceptaba que en ciertos puntos era un poco misógino. Explicaba que era por una experiencia que había vivido en el seminario, ya que en una clase le mostraron a una pastora negra celebrando la Eucaristía, y de acuerdo a su formación de ese momento, se le hizo muy fuerte ese simbolismo. ¡Cómo una mujer negra iba a estar sosteniendo una hostia! Pero se puso a trabajar ese tema. En los últimos años se dedicó a estudiar a las mujeres en las primeras comunidades cristianas, a leer teología feminista, y sobre todo a recuperar la figura de María Magdalena, que ahora es la patrona de ambas comunidades. Ella es un ejemplo del seguimiento de Jesús. Charlie disfrutaba escuchar a teólogas feministas hablar sobre María Magdalena. Era un tema que le maravillaba.


Habrá que decir que Charlie era medio flojo. Como cualquiera en los domingos contendía que era "un sacrilegio levantarse antes del mediodía". Sin embargo, llegaba muy puntual a nuestras celebraciones, que en general son al medio día. Con Magdala se comenzó con la nueva comunidad en Cuernavaca así es que desde el sábado me mandaba mensaje para coordinar la hora de salida de la Ciudad de México para llegar a la celebración en el cercano estado de Morelos. Aunque se desmañanaba un poco, le alegraba compartir con la comunidad de aquella ciudad. Así es que a las 8 AM ya estaba en mi casa para irnos a Cuernavaca, claro que pasábamos a Tres Marías para desayunar y llegábamos puntuales para compartir.


Pandemia, Reconciliación y Partida


Las experiencias en Magdala-Cuernavaca han sido muy gratas ya que varios de sus miembros han tenido grandes experiencias. Ellos nos animaban y Charlie los alegraba con su sarcasmo. Logró hacerse querer en muy poco tiempo. En febrero de 2020, sin embargo, fue la última celebración a la que asistimos debido a la pandemia. Las reuniones continuaron pero de manera virtual. Aún en marzo nos vimos para ir a la Ermita Ajusco, de Albergues de México, para reservar el espacio para nuestro retiro de Semana Santa. Puesto que cada mes se lleva a cabo un encuentro de oración en la Ermita – y en esta ocasión sería especial, ya que una pareja iba a realizar un rito para naciera su bebé muy bien – compartimos muy bien con los asistentes que se encontraban en ese momento. Charlie estuvo muy alegre en esa ocasión ya que decía que cada ser es una bendición. Pudimos recordar los muchos momentos que hemos pasado en ese sitio, como la mayoría de los retiros de Vino Nuevo.


El grupo compartiendo con James Alison (tercero de derecha a izquierda).


Esa vez fue la última vez que vi a Charlie físicamente ya que la pandemia del COVID-19 nos obligó a resguardarnos. Cuando nos veíamos era a través de nuestro espacio de oración virtual. En mayo, con motivo de la Marcha del Orgullo en la Ciudad de México, nos pidieron organizar una celebración para la REDCAM. Eso le emocionó mucho y estuvo muy entusiasmado por ese evento y otros que se avecinaban: el segundo encuentro de la REDCAM y la reunión que la red tendría con el Arzobispo de Monterrey. Decía que le daban "mucha esperanza y luz".


Charlie sostuvo siempre su fe y esperanza ante cualquier adversidad y estaba listo para reconciliarse. Me comentó que el año pasado tuvo un encuentro con la persona que lo despidió del seminario y que hubo reconciliación. Estaba siempre dispuesto a ayudar a quien se lo solicitara. En éstos últimos días, varios me han compartido de experiencias en que los apoyó.


El día 10 de agosto de 2020, Charlie partió a la casa de Dios Padre-Madre. Dolió mucho la partida física de mi gran hermano. Lo recuerdo con ese contento que mostró durante su intervención en la reunión en línea de representantes de la REDCAM, apenas unos días antes, el 2 de agosto. Simplemente agradezco por su vida y el tiempo que compartió conmigo en el compromiso de continuar en el seguimiento de Jesús, nuestro hermano. Sé que ahora contamos con un intercesor.


71 vistas
NOSOTROS

La Red Católica Arcoíris México (REDCAM) es una organización diseñada para convocar a individuos, grupos y comunidades católicas LGBTIQ+ (lesbiana, gay, bisexual, transexual, intersexual, queer u otras denominaciones) de México que trabajen por la inclusión religiosa y social en una Iglesia Católica renovada.

ESCRÍBENOS:
  • Facebook
  • Instagram

© Derechos Reservados 2018-2020 - REDCAM-MEX